miércoles, 1 de agosto de 2018

Black Rhino. Capítulo 2


Después de asegurar los containers con la carga desde la central de SAL, Inc., la Black Rhino despega de Mora a Fornice.

Una vez en Fornice, la ruta de vuelo de la Black Rhino es modificada desde la central, por lo que los container con mercancía perecedera es cambiada por dos containers un tanto especiales, por un parte se tiene uno con material médico, sellado electrónica y magnéticamente, y por el otro con valija propia de la SAL, Inc.
La nueva ruta prevista de la Black Rhino es desde Fornice, haciendo parada en Maitz, llegada a Fen’s Gren, y regreso a Maitz y a Fornice, posteriormente.


Aprovechando que están con el trabajo de carga de los containers, Hank Herrickson, excoronel de Marines, decide pasarse por la sede del cuerpo de Marines que hay en el espaciopuerto, para recabar las noticias más sobresalientes que pueden haber llegado. Y de paso, si puede encontrar algún trabajo de algo de acción para 24h.
Fornice es un planeta rico, que tiene prohibido llevar cualquier arma más grande de un revolver, por lo que no hay trabajillos de rápida resolución.

El responsable de información de la recepción de la sede de los Marines, al mirar el destino de Black Rhino, ofrece un trabajo “no oficial”: rescatar a una funcionaria de alto rango del gobierno, Lady  Margareth Flytz, que está retenida en Fen’s Gren
Fren`c Gren está marcada como una Zona Ámbar, ya que están en conflictos de rebelión interna, por temas políticos. Más información no pueden facilitar, ya que los negociadores para poder recuperar a la funcionaria, no han regresado. Lo único que si que saben es que está viva, ya que de vez en cuando exigen que se les envíe material bélico al planeta, a cambio de mantener con vida a la funcionaria.
Y como el gobierno no puede interferir en una Zona Ámbar, temen por su vida.
Y la familia de Lady Flytz, muy influyente en el gobierno central del Archiduque Norris, desea que sea sacada de la zona lo antes posible.

Con tan poca información, el grupo de tripulantes de la Black Rhino, aceptan el encargo, ya que les reportará un dinero extra, 21.000 créditos, para ser exactos, que toca a 3.000 créditos por cada uno de la actual tripulación.

Al día siguiente parten dirección Maitz.
En este sistema dejan el container con la valija con material de la corporación, recogiendo otro de alimentos de primera necesidad para Fen’s Gren.

McVane decide que es un buen momento para poder hacer algún chanchullo y busca mercancía que sea necesario para el sistema con bloqueo militar.
Para saber que es lo que pueden necesitar, investiga un poco en los bajos fondos de este planetucho de tercera, y localiza a un traficante que le ofrece una carga “especial” para llevarlo al planeta, por 5.000 créditos. Azkerran, el estraperlista, sólo comenta que el motivo de poner la carga a bajo coste es porque se ha comprometido a entregarlo y entiende que el que consiga saltarse el bloque y llegar al planeta, puede ganarse hasta 5.000 créditos de beneficio, ya que la carga puede venderse por 10.000 créditos.

Azkerran les indica donde deben ir a recoger la mercancía y allí deberán pagárselo al encargado, un tal Sorren.
Al llegar al almacén, a unas cuantas manzanas del espaciopuerto, se encuentran con un par de tipos armados con fusiles de asalto, que no desean ni hacer preguntas, ni que se las hagan.
Mc Vane paga y se lleva las dos cajas. Cajas de madera del tipo militar, de 100x100x50 con indicaciones en algún dialecto de algún planeta en conflicto, con una única palabra entendible: armamento.

Una vez aseguras las dos cajas, McVare decide abrir las cajas para ver que hay dentro.
La primera sorpresa que se lleva es que las dos cajas están llenas de ropa. Ropa de hombre, mujer y niños. Rpa nueva y usada. Ropa de trabajo resistente y nada de lujo delicado.
McVare reniega en todos los dialectos que conoce, ya que entiende que ha sido estafado. Pero la nave debe partir y no puede deshacer el entuerto.

Tras otra semana más de viaje, la Black Rhino llega a Fen’s Gren. Allí entregan el container de medicamento y el de alimentos al gobierno del ministro Feijons, partidarios del gobierno del Archiduke Norris.
Tabien hacen entrrega de las dos cajas de madera, en la dirección que les habían indicado. Por si surgen problemas, por la estafa que han sufrido, llegan con toda la artillería.
El lugar de la entrega es un almacén destartalado, bastante tocado por la guerra (no, no son disturbios, es una guerra en toda regla), que más parece un pequeño mercado, bastante vacío de todo, en el que se venden las cosas muy bien de precio.
Gorrenson, el dueño del mercado “clandestino” se pone muy contento al ver las cajas, ya que necesitaban con urgencia ropa para la población civil (si, el contrabando era correcto, uf!!).

McVane, al ver en las condiciones en las que viste la gente del planeta, en vez de venderlo a 10.000, se lo vende a 8.000 créditos, pero a cambio de ampliar la información de la misión “no oficial” que tienen que hacer.
Gorrenson le indica que en el planeta habían 4 naciones: Fen’s gren, Artikon, Morrisland y Fez.
El motivo de las disputas es porque el presidente de Morrisland, John Cushach, quería convertir el planeta en independiente, respecto al imperio. Ante la negativa de los restante países, Cushach reunió armamento militar muy potente, más concretamente bombas nucleates.
Morrisland declaro la guerra a Fez, un pequeño país  extremadamente cercano a estos y lanzaron todas sus bombas nucleares en él. La masacre fue atroz y actualmente no hay nada vivo en el pequeño continente.
Ante este exceso de fuerza, el presidente se autoerigió como Emperador Cushach y pensó que con esta demostración de fuerza, los otros tres países se dejarían llevar y se rendirían antes de empezar la guerra con ellos. Pero se equivocó.

Lady Margareth Flytz está “invitada” por Cushach en su palacio-bunker.

Gorrenson les hace un par de últimas indicaciones; Morrisland están muy necesitados de medicamentos, en especial su ejército. Pero el container que traían ha sido entregado al ministro Feijons, presidente de Fen’s Gren, el continente más grande del planeta, pero no el más poblado y mucho menos militarizado. Y Artikon es un pequeño continente helado con muy poca población y prefiere ser neutral, de momento.

Mientras piensan como hacerlo, el capitán McNamara, capitán del Black Rhino, regresa a la nave con los dos containers vacíos, el de medicamento (blanco con una inmensa cruz roja) y el de alimentos.

(Capitán McNamara)


Ahora toca hacer un reconocimiento del terreno y plantear la estrategia para sacar a Lady Flytz del bunker, sin violencia alguna, ya que el grupo de personajes, si la utilizan, tienen todas las de perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario