domingo, 16 de septiembre de 2012

Episodio 9. Se cierran líneas de investigación, pero se van abriendo otras




De nuevo en el hotel y siendo ya las 16h. de la tarde del 3º día de la Conferencia, y el primero en el que realmente han podido reunirse los convocados, Zak, Desty, Maxwell, Adolfus, Ubik y Sigfrid ponen en común sus investigaciones.

De momento las deducciones que habían pensado, no están siendo reales, como que todo lo trama Sam Spirk, que después de la declaración de este empieza ha quedado descartado, que los Aslan pueden tener algo en contra o la gente en contra de los Aslan, tampoco es cierto, ya que estos se han integrado perfectamente en la sociedad y la desaparición de ellos en Glisten, sería más perjudicial que beneficiosa, a causa de los acuerdos comerciales que ellos tienen en el sistema, así como los acuerdos que se cierran en él, del que se benefician los dirigentes de Glisten. Tampoco fructifica la idea de una conspiración por parte de Delgado Trading, ya que realmente cierran acuerdos muy importantes en este sistema, por lo que también les perjudicaría realizar una conspiración comercial, ya que el resto de Megacorporaciones dejarían de comprarle/venderles. Lo que parece, según piensa el grupo, es que hay algo de las Megacorporaciones tras todo esto, en especial las que traman el tema de armamento, ya que seguro que Winsor haya sido intentado comprar con malas praxis comerciales, tiene algo que ver. Tenemos que tener en cuenta que en Winsor se extraen diferentes minerales, en especial uno que el único cliente es (o debería de ser) el Tercer Imperio. Mineral especial para la creación de armamento sofisticado.

En vista que las líneas de investigación no van por buen ritmo, Ray decide irse a ver a sus contactos de los bajos fondos, sin esperar a saber que es lo que hará el resto de compañeros, en especial donde consigue armamento , por si saca algo de luz sobre la línea a seguir sobre el tema del armamento. Grepp decide ir a donde llevo a Desty a comprar “mercancía sanitaria”, siguiendo a Ray para ver que puede estar “cociéndose” por allí. Maxwell propone ir a ver a las prostitutas del planeta, ya que seguro que puede conseguir información de alguna de ellas, información que le debe haber dado alguno de sus clientes, mientras hablan para en el preámbulo del “trabajo”. Anders, que mientras la nave está en reposo en el Hangar, y todo el trabajo de mantenimiento realizado, se reúne con el resto del grupo, por si puede ser de ayuda, decide irse junto con Ubik a la zona de despachos, para ver si pueden localizar un bar lo suficientemente apartado, como para que ciertos ejecutivos vayan allí, y así sacar algo más de información. Zak va a la zona del ayuntamiento, a ver los registros de la propiedad y patentes, para ver que puede sacar de allí. Desty se dirige a la biblioteca a buscar información de los diarios locales, por si se les ha escapado alguna información sobre las Megacorporaciones. Sigfrid y Adolfus deciden quedarse en el Hall del hotel para poder estar conectados en la red de Glisten e ir sacando información necesaria según se vaya necesitando.
En el mismo momento en el que van a salir por la puerta del hotel, aparece un viejo conocido de alguno de los tripulantes de la nave: el anciano Aldo Machetti y sus 2 guardaespaldas “armarios roperos de dos puertas”, con el frac, pajarita y las gafas-ordenador. 


Al verlos, los guardaespaldas del Sr. Machetti se interponen entre este y los personajes (un momento… ¿los los hermanos guardaespaldas no estaban muertos, que cayeron en fu combate de fuego cruzado entre dos mafias, la seguridad de un Astropuerto, La policía de la ciudad y los personajes? Uy, que cosa más rara), metiendo la mano derecha en el interior del frac, donde los personajes saben que llevan normalmente unas Uzi. La primera reacción de Desty, Maxwell y Zak que ya saben que en cuanto aparecen disparan antes de hacer preguntas, inician una reacción defensiva, y con ello, es resto de gente que está cerca, también empiezan a protegerse. Desty se coloca tras unos sillones, esperando que empiece el baile de balas, mientras Max levanta una mesa de mármol y la timba haciendo un parapeto con ella. Zak, Ubik y Anders se parapetan tras ella, aunque este último opta por moverse hacia una de las gruesas y recias columnas del hall del hotel.

Mientras la gente de alrededor, los clientes y visitantes del hotel, se quedan anonadados ante la reacción de estos 4 individuos, el Sr. Machetti empieza a reírse ante esta situación tan cómica. Sigfrid, sentado a unos 15 metros de esta escena, echa mano a la pistola, pero Julius, que aparece por detrás, le apacigua poniéndole la mano en el hombro, mientras avanza hacia el grupo de recién llegados.

Tras hablar un momento en voz baja en la entrada del hotel, Julius y Machetti se dirigen a una de las pequeñas salas de reuniones del hotel, que se encuentran en uno de los laterales del Hall. Los guarda espaldas, se sientan en las sillas que hay a un lado de la entrada del hotel, vigilando uno a los que se acercan desde el exterior para entrar y el otro a los que se acerca desde el interior para salir.

Mientras 4 ó 5 botones del hotel intentan volver a poner en su posición original, la pesada mesa de mármol, dándoles unas miradas de malos amigos a Maxwell por haberlo tumbado, el grupo de personajes se dispersa para hacer lo que tenían previsto.

Zak llega al registro mercantil y recoge información de Delgado Trading, ya que en el lugar del registro detecta algo extraño, pero no llega a encontrar que es lo que no cuadra o hay de más. Desty consigue sacar como información que Winsor ha sido comprada, contra todo pronóstico, por una empresa desconocida y que de momento no se sabe el nombre de esta empresa. 


Mientras, Ubik y Anders consiguen saber que la Megacorporación instellarms, Lic., tiene depositada su confianza en que podrán seguir haciendo negocios en la zona, pero que para ello, aun teniendo cuerpos paramilitares propios (Maxwell trabajaba para de los grupos de mercenarios de esta Megacorporación, hasta que todo su grupo cayó en combate y el prefirió dedicarse a otras cosas no tan “arriesgadas”), suele trabajar con pequeños grupos de las mafias locales de la zona.

Maxwell, después de intenta sacarle información a una de las masajistas, la que parecía más adecuada para que los altos ejecutivos pudiesen hablar con ella, y de no conseguir más que de un par de sonrisas y preguntarle si quería con el masaje un “final feliz”, decide irse del local. Al salir, la Madame le indica que es un placer volver a verle por su salón ya que desea que Max21 vuelva pronto por allí. Tras esta “incógnita” Max sale del local, se acerca a una patrulla de la policía y sin mediar más palabras que un “Buenos Días” a uno de los policías, Max agrede de un puñetazo al agente, mientras se entrega al compañero. Tras ser reducido en el suelo, es llevado al cuartel de la policía, para pasar a disposición judicial. Maxwell sonríe ya que su intención es entrar en los calabozos para podes sacar información a los pequeños delincuentes que allí se encuentran.

Cuando Zak y Desty llegan al hotel, comentan lo que conocen y empiezan a investigar varias líneas, ya que están convencidos que el que ha comprado Winsor es quien está detrás de toda la trama. Adolfus se introduce en el registro de la propiedad y descubre quien es el nuevo propietario y se sorprende mucho en saberlo, más cuando el rumor de la compra es de hace un par de días y el registro de la propiedad de Glisten está marcado como realizado esa misma mañana. El nuevo propietario son… SAL, Inc; o sea, los nuevos y flamantes propietarios de todo un sistema planetario son los propios personajes… una nueva línea de investigación que no es correcta, Grrrr….

Lo que si encuentran es que Zak, tras traer la información del registro, sigue mirando hasta que al final descubre que en los balances de Delgado Trader, existe una partida de dinero todos los meses, siempre la misma, destinada a una corporación denominada El Grupo. Tras investigar poco, ya que la información es rápidamente obtenida, descubre que El Grupo es el propietario del Casino que hay en uno de los asteroides cercanos a Glisten, y que la propietaria de la corporación es la Duquesa de Glisten (y familiares).

Al finalizar la jornada, Julius sale de la reunión con el Sr. Machetti y comenta un par de temas al resto del equipo: El Sr. Machetti comenta que él viene con la representación de un grupo de Reinos independientes cercanos a Glisten. También indica que los Mundos Espada están deseosos por tener un mayor control dentro de la Marca espiral (los Mundos Espada son un grupo de sistemas externos al imperio, que se han unido para poder ser fuertes y poseen una política expansionista militar), que a la vez están intentado extorsinal a las mafias locales del sector para que les apoyen en ello. Como de momento no les interesa si a la familia Machetti ni a otras mafias locales y otras tan o más grandes como los Machetti, este decide hablar con Julius, que sabe está tras la investigación de lo sucedido, para evitar sospechas infundadas y prestar la ayuda que sea necesaria.

Al ser preguntado por el tema de Winsor, Julius realiza una amplia sonrisa y comenta que ciertos amigos que están presentes en la conferencia le debían ciertos favores y ha conseguido poder ofertar la mejor puja antes del cierre de la subasta. Y el dinero ha salido de la venta de material de otra mina comprada hace meses, la de Gandr.

Se cierran líneas de investigación, pero se van abriendo otras. Se ha hecho de noche, será cuestión de seguir mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario