domingo, 11 de noviembre de 2018

Black Rhino. Capítulo 5. La Última decisión


Mientras los personajes se quedan mirando la escena del “suicidio” de la tripulación de Run & Go, sin saber que está pasando, y con la milicia del astropuerto registrando los rastros de los abatidos, empiezan a discutir un nuevo plan: tomar la nave, salir del planeta y rehacer el plan antiguo de salvar a lady Flytz.

Mientras unos pocos de los soldados del astropuerto comprueban si los cadáveres están vivos y registrarlos, un pequeño grupo de 5 soldados se acercan hacia la entrada de carga de la Run & Go, para comprobar si el sistema antiabordaje está activado o no.
Uno de ellos, no el más valiente, sino con pintas de ser el nuevo del grupo, es “obligado” a asomarse por la esclusa de carga de la nave.
El sistema de protección de la entrada no dispara.

Mc Vane propone tomar al asalto la nave, en cuanto la milicia esté distraída, pero el coronel Herrickson insiste en que el plan de salir de robar la nave, no le parece nada buena, y entre los cuatro se enzarzan en una discusión sobre si lo hacen o no.

De repente suena la alarma de bombardeo en la ciudad. Los personajes se miran entre ellos y todos a la vez miran a ver que hacen los soldados.
Pero estos ya están a unos 50 metros de la nave y alejándose hacia el edificio principal del astropuerto.
Empiezan a oírse en la lejanía las primeras explosiones del bombardeo.
El especialista Kierhiergaard informa al resto de compañeros que se ha percatado que los motores de la nave no han sido apagados.


Este nuevo giro de la situación, con un bombardeo acercándose a la ciudad, y por la cantidad de explosiones es algo realmente serio, hace que los cuatro compañeros, al unísono, decidan entrar en la nave.
Entran a toda velocidad con la voladora, cargada con las 5 cajas de Feng.

Al intentar cerrar la compuerta de carga, la nave tiene activada el sistema informático antipirata, por lo que sinh la contraseña, no serían capaces de cerrarla. Pero desde el servidor de la nave, muy posiblemente se pueda hackear.

Suben al puente me mando por las escaleras metálicas, pasando de los ascensores, posiblemente algo más lentos de lo que necesita.
Al abrir la puerta del puente de mando, descubren a uno de los tripulantes atado y amordazado en el puesto de comunicaciones.
Cuando lo desamordazan, se presenta como el Capitán John Templeton, capitán y propietario de la Run & Go.
Consiguen llegar a un acuerdo rápido con el capitán, en especial sobre el cargamento “especial” que han traído.
El capitán es un comerciante nato, por lo que cualquier mercancía es bienvenida a su nave. Es más, informa a los personajes que él conoce un lugar en un sistema cercano, donde pueden comprarle la droga a buen precio y procesarla.

Desatan al capitán y este inserta un código especial para eliminar el antipiratas, por lo que la nave vuelve a estar operativa y con todas las compuertas cerradas.

Realizan un despegue rutinario rápido, sin muchas filigranas.
Los bombarderos de vuelo lento, están casi encima del astropuerto.

Los bombarderos, más de 40, según un recuento rápido van en cuña, abarcando una gran extensión y “barriendo” la zona comercial y astropuerto de Fen’s Gren.
El primer bombardero “marca” a la Run & Go para lanzar misiles.

Kierhiergaard baja rápidamente a la torreta defensiva de la nave, la torreta ventral. Consigue desviar los misiles, aunque uno de ellos pasa tan cerca que hace saltar la pintura de la nave, pero sin explotar.
Kierhiergaard cambia al modo de dominio de la torreta ofensiva, la torreta dorsal. Aunque puede dominarla desde la otra torreta, no es tan precisa como hacerlo desde su posición de artillero, por lo que los disparos balísticos del bombardero alcanzan a la Run & Go, pero sin hacer daños ni importantes ni de relativa consideración. Al final, con el pulsar, consigue hacer un buen blanco en el ala del bombardero, que explota y se desprende del cuerpo, por lo que esta cae en llamas sobre el astropuerto.

Tras haber abatido a uno de los bombarderos, Mc Vane se viene arriba, hace una ligera maniobra y de enfila hacia otro de los bombarderos.
Aunque ya muy lejano, Kierhiergaard realiza una última ráfaga con el pulsar, consiguiendo abatir otro bombardero a la primera, que explota en pleno vuelo y hace que los bombarderos cercamos pierdan la formación.

Al final la Run & Go sale de la orbita del planeta.

El capitán Templeton explica que en su último trabajo, se quedo sin parte de la tripulación, y que contrató a 2 nuevos tripulantes. Pero estos tenían otra intención, la de entrar en Fen’s Gren sin permiso, sabiendo que no hay vigilancia seria en el planeta, para cargar de Feng toda la nave.
Lo tenian tan bien previsto que después de descargar toda la mercancía del último trabajo, entre estos dos y 3 compañeros infiltrados de “pasajeros”, tomaron el control de la nave, mataron al resto de la tripulación y pusieron rumbo al sistema.
Al llegar al sistema, tomaron a la Black Rhino como un crucero imperial de vigilancia, alcanzándola y haciendo que entrará en la atmosfera del planeta envuelta en llamas y explotando antes de caer al inmenso océano del planeta.

Viendo que una flota de bombarderos se acercaba a la capital de Fen’s Gren, deciden entrar en el astropuerto y tomar al asalto la zona de carga y hacerse con containers vacios que tienen apilados y sin vigilancia (donde se habían escondido los personajes).
El problema fue que los sistemas de detección de los bombarderos de la ciudad no funcionaron correctamente y la milicia del astropuerto pudo contrarrestar esta incursión.

Ante este nuevo cambio de planteamiento y en vista que el rescate de Lady Flytz es bastante “suicida”, optan por abandonar la misión, cosa que el coronel Herrickson coincide por primera vez con el grupo, convirtiéndose en la nueva tripulación del Run & Go y empezar una “nueva vida” de mercantes independientes, con una nave de 200 Tm de desplazamiento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario